Sentires

Del alma los sentires, en el cuerpo las sensaciones; inspira todo en mi vida.





El consejo

¡Qué fácil es aconsejar con lo poco recorrido!,
sencillo juzgar cuando somos los inquisidores;
y hablo en plural porque en este dilema también me encuentro,
alegría de saborear por momentos sabiduría,
honda melancolía al cumplir parte de lo pactado;
tejedora de ilusiones y vendedora de sueños.

Me preparo para la nueva etapa lunar;
ya partieron mis primaveras colmadas de colores,
inicio del otoño de hojas y años caídos,
lluvia de ilusiones sobre esta tierra de transición.

Cual Diosa lunar amada por el astro rey
me dispongo con peculiar paciencia a escuchar:
las risas de la niña, los suspiros de la doncella,
los llantos de la madre y la calma de la anciana.

Sin obcecada obsesión por tener la razón de nada,
en privilegio por tanta experiencia vivida,
me preparo para lo que fue y para lo que vendrá.



Caminar en círculo

Es pleno medio día y mis párpados amenazan cerrar como telones la función de la pesadilla, como si se tratara de una actuación obligada, de un circo de payasos tristes con falsas sonrisas.

Como adoctrinada me repito a mí misma que son mis propias rejas mentales las que aprisionan, y de que el enemigo más acérrimo está tan adentro de mis entrañas que me devora cual parásito alimentándose de mis vísceras y mis debilidades; mi cuerpo camina sin rumbo, se atraganta con bocanadas de aire y algunas fantasías.

Me acongoja ver la película de la vida transcurrir y sentir que no conduce a nada más allá que al fin de las existencias; en plural, por supuesto porque en el cóctel de la rutina que gira circular en la trampa del tiempo, cada individuo proclama a su modo su libertad de la ilusión, lo que cree que le garantiza su felicidad que no resulta ser más que un placebo mental de gloria; pero también beben, se drogan, fuman o se convierten en fanáticos de lo que sea (el sexo que nunca sacia, la religión de siempre o la secta de moda). Adicciones para no ver la crudeza en la naturaleza humana; y resulta ser toda solución, un simple espejismo para no estar cuerdos en esta realidad que como callejón sin salida produce seres en serie, vulgares copias de copias de lo que una vez se creyó creación perfecta por los genetistas del futuro por supuesto.

Y  camino lento, esquivando las heces de los perros, el vómito del borracho, la basura que se apila y el saludo repetitivo del vecino; mi pensamiento divaga queriendo desprenderse del cuerpo para tratar de comprender que me retiene en este mundo de absurdos mientras sueño con una vida paralela más amable, con no regresar acá nunca más.


Escribir quiero

Caminan los pies ajenos a mi cuerpo mientras mi espíritu aún adherido a la carne trata infructuoso levitar.

Nada basta de momento, sordos mis oídos al ruido callejero no notan el canto de los pájaros, ni el juego de los niños, ni el parlante bullicioso del  vendedor pregonero.

Paz indescriptible y pasajera que me conduce a mi destierro; soledad que del todo no quiero pero que inevitable me abraza y sofoca, me quiere inocular su sedante y apretar sus tentáculos mi garganta para asfixiarme con mis deseos.

Los momentos no vuelven, eso es profético, las palabras que dije o escuche se han marchado lejos,
solo queda este consuelo de escribir como se hace en estos tiempos.
 
Me apresuro pronto a mi refugio, a encender  la máquina para amarnos en el silencio y escribir como si no existiera otro instante más que el nuestro.

Si mis dedos fueran tan veloces como lo que pienso, no me frustraría encontrar la palabra precisa para retomar mi aliento y plasmarla en la pantalla, hacerla resonar por el ciberespacio.

Maravilloso impulso el de mi alma más que ahora cede a la seducción de las letras y no a los placeres sensoriales.

Recuerdos que quieren ser inmortalizados no dejan escapatoria para posponer el evento; trataré de organizarlos, uno por uno, aunque nada a mí misma me prometo.

¿Qué si tengo talento?, no lo sé, eso lo confieso, ¿qué si algún día me atreveré a leer mis escritos a un auditorio dispuesto? también ignoro la respuesta; de momento y mientras el frío de mi cuerpo pide otro café para entibiar mi gélido miedo, el teclado no deja enfriar mis dedos.

Escribir quiero lo que siento para que mis palabras no mueran en el viento.



Distracción festiva

Los hombres se reúnen alrededor del fuego para calentar la palabra,
comparten lo que alimenta el cuerpo y la razón.

Se narran los anécdotas, mientras el fuego arde como director de orquesta,
sonoras brasas ardientes y chispeantes que destellan.

Sus cuerpos semidesnudos reflejan la inocencia y sencillez de sus almas,
no necesitan más de momento para conectar, ese compartir los hace humanos.

Más los ojos que contemplan el fuego en un momento hipnótico cierran sus párpados,
y al abrirlos ya no se encuentran, están perdidos.

Sus cuerpos están cubiertos con egoísmo y engaño,
ya no comparten el fuego, cada uno de su fuerza ígnea se ha apoderado.

Las historias como legado han quedado para el artista,
que en su arte los ha logrado conservar.

El asombro de no fraternizar les hace pensar que algo ha pasado,
fue un parpadeo que viajó por cientos de años.


Solo un café y un ginebra


Un café improvisado de ese instante,
ojos curiosos queriendo hablar;
las bocas se expresan con velocidad,
con poco tiempo hay prisa en el lugar.

Levitan las intenciones, de mutuo gusto,
nada que el corazón pueda negar,
es vibración cósmica, es afinidad.

Termina el momento con suspiros,
las voces que abrieron portales
se guardan para otra ocasión.

Imperceptible de momento el deseo,
un nuevo encuentro de versos,
un ginebra y las sonrisas expuestas.

Mañana es el tiempo de la espera
que de repente quizás nunca llega,
la duda y el reloj que condicionan.

Oportunidad que se evapora,
de conocernos el alma desnuda,
de compartir nuestras soledades.

Sincronía


Sensación de conocernos desde el comienzo de todo,
de haber compartido parajes cósmicos en la sin forma, en la nada.

Cruzada de miradas hacia el vacío profundo del Universo,
toques de energía con manos y corazones;
señales sutiles de que urge el contacto piel con piel.

Se contraen músculos, se erizan pieles, se humedecen sexos;
la esencia del ser lo sabe, no es instinto, es vibración.

Atrevernos a contactar vas más allá del físico,
encuentro sin imperfecciones corpóreas,
ni doble moral, mojigatería o prejuicios.

Intimar es el gran secreto al desnudo,
triunfo para dos amantes conscientes  que se dan;
manifiestan sus emociones y sanan sus heridas.

Es ese instante único de satisfacción mutua,
amalgama energética de gran poder;
la sincronía se cumple y el equilibrio ocurre.

Dos seres ya no extraños se han encontrado,
sus almas  afines se han conectado.
 

En mi ausencia


No estés triste cuando ya no esté,
cuando rumbo a otras dimensiones me dirija.

Alégrate de haber cruzado mi camino,
de haber sido tu deseo manifiesto.

No estés triste si mi cuerpo no ves
ni sientas mis reclamos en tus oídos.

Alégrate porque aún soy yo aquí
y estoy tan cerca de ti como lo permites,
tan lejos como en mi sensatez lo admite.

No estés triste si hoy no te quiero ver o hablar,
si me adentro en la ermita de mi calma,
poder por un instante etéreo reposar.

Alégrate por el tiempo a nuestro favor;
en reloj mágico de lo impredecible
manecillas de finitos amaneceres,
nunca detienen su sinfónica marcha.

No estés triste cuando por instantes me alejo,
no lo hago a mi voluntad por capricho,
intención dejarte tu aire respirar,
zona libre de mis asfixiantes reproches.

 
Extasis en la laguna


En alturas que obligan a mis pulmones respirar aires sagrados
mi cuerpo parte del paisaje se amolda,se confunde con el páramo.

Guiada por el amor encarnado me dejo llevar
olvido por un momento la brújula en mi morral, no la necesito.

Entre quejidos de mi limitado físico me dispongo a subir hacia la gloria;
camino de paisajes extasiantes que alimentan mi desnutrida alma,
mis ojos se regocijan con lo que alcanzan a divisar en lo lejos.

Naturaleza sabia sigilosamente custodiada por animadas espeletias
nos mira celosamente, nos invita a amarnos, a seguir tan elevado camino.

Nuestros seres sienten la bienvenida, y aunque por asfixiantes instantes parecieramos no llegar,
al culminar todo valió la pena para disfrutar, olvidamos dolores, sanamos con el frío.

La luna y el Sol coquetean mutuamente mientras las nubes danzan en figuras efímeras,
formas alucinantes que mi mente a su antojo interpreta.

El viento me besa, mi guía me besa, comparto mis manjares;
el cortejo del astro rey me seduce y me dejo amar, doy mi amor;
mis aguas sagradas se unen a las de laguna, me siento fundida con todo.

Mi felicidad es máxima, y si tuviera que hacer otra travesía similar para sentir ese éxtasis,
valdrían mil quejidos de mis carnes y mis huesos, el sudor de mi cuerpo.

Me siento Diosa muy amada y mimada, mi Sol paternal aprueba mi deleite, lo dispone todo;
no quiero que nunca termine, cierro mis ojos, disfruto cada segundo;
y mientras mimo a mi acompañante ruego al cosmos tan soñado deseo.

La respuesta que me llega es nunca es ahora, el cosmos me dice en voz baja que cierre mis ojos
para ver lo que viví y recordar que el tiempo presente es siempre,
que puedo viajar mágicamente, estar aquí ausente y estar allá presente.

Mi espíritu se ha quedado eterno en las fuentes cristalinas sagradas;
como asunto ineludible que a mí ser atañe, el ritual nuevamente se cumplió.

Afluente de vida, líquido que sacia a una humanidad sedienta de amor,
no te cuidan los guardabosques humanos te custodian los dioses disfrazados
de exótica vegetación, aves, insectos y rocas.

Laguna sagrada bautizada por hombres sabios respetuosos de la tierra,
eres TCHYSAQA, las representas a todas y todas te representan.


La interrupción


¿Quién pretende perturbar la paz de mi hogar?,
¿quién osa interrumpir ese momento de dicha y gloria
en el que emulo a mi gata y me desperezo con un bostezo?;
o haciendo lo que en gana me calma
me deleito saboreando un trozo de fruta,
tejo locuras con lanas  de colores,
consiento a mi desinteresado perro
o intento escribir mis versos inspirados.

¿Quién se atreve a irrumpir a la sacrosanta morada de mi corazón?,
so pretexto de complacerse y enamorarme,
robarme el amor y la tranquilidad de mi soledad.

Es el timbre de la puerta o del teléfono,
el ruido del parlante de quien vende lo de cosecha,
es el propio silbido de mis incesantes pensamientos,
es la envidiosa y manipuladora interrupción.

Sala de espera  


Esperando me hallo el llamado de la vana esperanza y de la vida ilusoria;
y cuanto más espero suelo preguntarme: ¿para qué?

Esperamos nacer como el gran acontecimiento,
esperamos para caminar y correr tras los sueños del niño.

Esperamos para crecer y probar mieles y hieles de amores y desengaños;
esperamos para desencantarnos porque nos convertimos en autómatas del sistema,
entonces esperamos no caer en el ciclo de esclavitud de lo que está programado.

Esperamos reproducirnos como copias a blanco y negro olvidando la gama de colores de las almas.

Esperamos de la vida, de los padres, de los hijos, de los amores;
esperamos que lo demás sean lo que no nos atrevemos a ser.

Esperamos que a vida pase inadvertida sin gloria ni sabor.

Esperamos con paciencia obligada la cita amorosa, la médica y el encuentro con antelación programado.

El mundo en sí se convierte en un gran sala de espera, y aunque nos cueste reconocerlo,
desde que nacemos esperamos a la muerte, la que literalmente no nos da espera.


En llamas ardiendo


En la emoción de lo vivido lucho con ardiente fervor
que mis ansias no invadan mi razón;
algo motiva hoy mi existir, quizás el sentirme salvadora.

En medio de una cruel situación, yo como participante muda,
caridad entrelazada con ego y esperanza mezclada con duda.

Me mantengo con la ilusión de poder descansar,
sensación de consciencia tranquila, sólo por hoy.



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s